España no es país para pactos

España no es país para pactos, y parece que lograr una coalición de gobierno se antoja imposible.

Copyright: El Jueves

Después de que el PSOE haya dado por rotas las negociaciones con Unidas Podemos, parece que la posibilidad de que Pedro Sánchez sea presidente antes de que termine el verano se convierte en una utopía difícil de alcanzar.

El PSOE ha roto la posibilidad de pacto con el partido con más posibilidades de formar una coalición – aunque Sánchez se empecinase en pedir la abstención de Ciudadanos y Partido Popular – y con ello se ha roto la única alternativa posible para formar gobierno.

Pero… ¿Por qué no hay pacto?
Es un misterio qué ni Iker Jiménez podría resolver y es probable que nunca conozcamos la versión oficial. ¿Es acaso Pedro Sánchez un amante del riesgo y quiere unas nuevas elecciones? ¿Es cierto lo que dice Podemos de que no les han ofrecido nada relevante?

O… ¿existen realmente presiones? De momento, desde Podemos ya han filtrado que el PSOE les indicó que no podrían hacerse con el Ministerio de Trabajo porque crearía un conflicto con la patronal.

España no es país para pactos
La democracia existente en España es una democracia joven e inmadura. Nunca nuestro país ha sido un ejemplo político y en esta ocasión tampoco lo será. Tenemos una clara falta de cultura democrática, y un pacto a la alemana desde luego que sería algo imposible en nuestro país. Esto demuestra por un lado la falta de profesionalización y competencia de nuestros diputados – de ahí quizá que hubiese tantos tuiteando durante el discurso del candidato Sánchez- y por otro lado, el oscurantismo existente en las negociaciones y en el juego de los asientos. Dicho esto, es consecuencia evidente que dos líderes con enormes egos no consigan llegar a un pacto por el beneficio común de los españoles.

Los intereses partidistas siempre han primado, y en este caso tampoco es una excepción. Y en este caso, la lucha no es programática. Es simplemente una lucha de sillones. Patético.

Ahora, todo parece indicar que iremos a un segundo intento de investidura en octubre/noviembre, y en el caso de fracaso, nos iríamos a unas nuevas elecciones. Las encuestas indican actualmente que el PSOE podría revalidar el gobierno arrasando con el 40% de los votos, pero ojo, porque desde mi humilde opinión, esto podría ser una auténtica bomba incendiaria para movilizar a la derecha – con sentencia al “procés” de por medio. El votante olvida fácilmente los casos de corrupción y mala gestión del PP.

¿Qué ocurrirá mañana jueves?

¿Te ha gustado? Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *