¿ESTÁ PODRIDA LA PRENSA ESPAÑOLA?

Existe un gran debate académico en la clasificación de los distintos medios de comunicación en las distintas democracias europeas. Hallin y Mancini hicieron una clasificación en 2004, la cual es la base más usada en la ciencia de la comunicación. Y lo que está claro, es que el marco donde los autores Hallin y Mancini enmarcaron a España, no puede estar más claro.

A lo que iba, ayer mismo veíamos en los medios nacionales, que lo más importante de la reunión entre Rajoy y Pedro Sánchez,  era el fallido apretón de manos. Hace poco veíamos que en algo tan relevante para nuestro país como la constitución de las Cortes, que el tema más importante era el bebé de Carolina Bescansa, o si en el debate uno llevaba traje y otro la camisa del Alcampo, y así podríamos estar hasta mañana.

Bien, pues uno se pregunta por qué no se habla de lo que realmente se tiene que hablar en estos casos, y se termina dando más importancia a asuntos irrelevantes que lo único que aportan es alimentar y entrenar la capacidad de marujeo de la población española.

Los autores Hallin y Mancini, responden a esto con los siguientes argumentos. En primer lugar, la prensa española está muy influenciada por la intervención del estado y los gobiernos regionales. Hay temas de los que no se pueden hablar, y las relaciones clientelares están a la orden del día.

En segundo lugar, la baja profesionalización de los periodistas españoles existente en las redacciones. Los medios buscan ahorrar coste, y esto implica que los periodistas existentes trabajando en los medios sean altamente manipulables.

En tercer lugar, existe un alto paralelismo político en la prensa política española altamente mediatizado. ¿Alguien conoce algún medio imparcial?

Y en cuarto lugar, la baja circulación de los periódicos provoca que las noticias se orienten a las élites y no a las clases más bajas, lo cual provoca que se reduzca la pluralidad.

Bien, pues si sumamos estas cuatro opciones, uno puede encontrar respuestas al por qué de la decadencia en la que está sumida la prensa española desde hace años.

Un ejemplo, el informe de la Asociación de Prensa de Madrid del año 2013, desvelaba que sólo un 20,7% de los periodistas españoles afirmaban no haber recibido ningún tipo de presión acerca de las noticias que producen. Los periodistas consideran que su grado de independencia está en un 4,1 sobre 10.

Otro ejemplo, Cataluña repartió más de 181 millones de euros entre 2008 y 2013 a la prensa. El podio está coronado por tres compañías catalanas, dueñas de los periódicos catalanes con más circulación (La Vanguardia y El Periódico), los cuales juegan con un rol importante en el objetivo final que el gobierno de Cataluña tiene en relación a su reclamación de independencia. ¿Quién no va a hablar bien de un gobierno con tan jugosas subvenciones?

Relaciones clientelares, dependencia económica, baja profesionalización, medios elitistas… con todas estas influencias, creo que presumir de que tenemos una prensa libre en España, es como presumir de que Franco era bueno.

Imagen: Redacción “The New York Times”,  www.elconfidencial.com

¿Te ha gustado? Compártelo!

2 pensamientos sobre “¿ESTÁ PODRIDA LA PRENSA ESPAÑOLA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *